Los cinco “trucos” del vino que debes evitar

El Loco lista para degustar, pero se te olvidó enfriarla así que recurres al hielo. O quizás te encuentras listo para probar La Chalada, y resulta que no encuentras el sacacorchos, así que optas por usar un cuchillo casero y dejas el corcho dentro de la botella.  Con esos dos ejemplos ya has arruinado tu experiencia con el vino. Son “trucos” conocidos por todos, pero que dañan por completo una buena degustación. Así que a continuación queremos explicarte porque debes evitar algunos trucos como estos: 

1) Echarle hielo al vino para enfriarlo

Dañas la textura y el sabor del vino porque básicamente lo estás mezclando con agua. Siempre que vayas a consumir un vino, debe ser a una temperatura adecuada, si lo sientes muy caliente para tu gusto, es preferible que cierres la botella y la regreses al refrigerador unos cuantos minutos. Es mejor esperar unos minutos a estropear la composición del vino agregándole más agua. En la sección vinos, puedes ver nuestra recomendación para la temperatura de servicio de cada uno de nuestros productos.

2) Empujar el corcho dentro de la botella a falta de sacacorchos

El corcho puede soltar componentes que cambien el sabor del vino, sobre todo si deja estar mucho tiempo en contacto con el líquido; o puede estar tan viejo que consigue deshacerse dentro del vino, por lo que tendrás que quitar las partículas antes de poder degustarlo.  El corcho siempre va a afectar el sabor del vino y mucho más si se deja por un tiempo prolongado dentro de la bebida. Si no tienes sacacorchos, sea cual sea la herramienta que uses, siempre saca el corcho fuera de la botella.

3) Elegir una reserva antes que un vino joven

Una reserva solo garantiza que esa cosecha ha pasado cierta cantidad de años en barrica, pero eso no lo hace necesariamente un mejor vino frente a uno con pocos años. Todo depende del paladar, así que selecciona los vinos de acuerdo a la comida, a la ocasión o a tus gustos personales. Olvídate de verificar si son de reserva o no, pues dependiendo de la cosecha y la preparación, un vino joven puede darte un excelente sabor.  Lo que sí es un hecho es que las vides viejas dan mejores vinos, que es diferente a una reserva de un vino ya elaborado.

4) Guardar el vino para que se añeje

Si compras una botella de vino y esperas abrirla dentro de veinte años para que su sabor mejore, estás cometiendo un error. Cada vino ya pasó por un proceso de añejamiento, por una parte, y por otra, no todos los vinos mejoran con el tiempo. Así que antes de guardar tu vino para “ocasiones especiales” lo mejor es revisar su composición y descorcharlo en el momento que lo adquieras; en este sentido, también te recomendamos consumirlo máximo durante dos días después de su descorche. Aún cuando lo almacenas a baja temperatura, tras este tiempo, la mayoría de los vinos pierden su propiedades por efecto de la oxigenación.

5) Abrir la botella más de una hora antes de consumir el vino

Es un error muy común entre winelovers sin experiencia. Piensan que es necesario “airear” todos los vinos, así que lo dejan destapado largo tiempo antes de probarlo. Lo cierto es que si el vino necesita oxigenación, lo ideal es decantarlo. Abrir la botella hasta dos horas antes, hará muy poco por el sabor del vino.  Como estos trucos habrás escuchado cientos, así que evítalos. Acompaña tú vino con la comida adecuada, como las recomendaciones que aquí te dejamos:  Maridajes típicamente veraniegos y fresquitos.  Prepara la cena perfecta para este otoño ¡y acompáñala con el mejor vino! Siempre ten a la mano un buen sacacorchos y refrigera tus vinos a temperatura adecuada antes de consumirlos. Los trucos se los dejamos a los magos 😜]]>

Ir al contenido